Mostrando entradas con la etiqueta joc. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta joc. Mostrar todas las entradas

sábado, 6 de abril de 2019

Quien a la x destierra

Quien a la x destierra
por letra j admitir
no funda bien su sentir,
pues en desterrarla yerra.
Hablo, quando en voz suave
se deve guturxar,
pues j, ni en el baxar,
ni en el dibuxar les cabe.
Es muy propria y bien resuena
la x, para explicar
del tejo, que es de jugar, (lo joc tello en chapurriau)
el texo que es planta buena. (Taxus Baccata, lo teix en chapurriau, la fon del teix está considerada com lo naiximén del riu Matarraña)
Y de rexa de ventana (la reixa de la finestra en chapurriau)
de la que es reja de arar; (la rella en chapurriau)
como coxo en el andar, (lo coix, lo coixo, la coixa en chapurriau)
de cojo aquella mançana... (chapurriau: agarro aquella mansana, o poma: poma tamé se trobe en castellá antic, del latín poma, pomum)

el texo que es planta buena. (Taxus Baccata, lo teix en chapurriau, la fon del teix está considerada com lo naiximén del riu Matarraña)
Texo, tejo, teix, Eibe en alemán


1727.

589. Breve tratado de la Orthographia Española, repartido en tres instrucciones. La primera explica las letras del Abecedario. La segunda, los signos de la apuntación. I la tercera, la formalidad de escrivir las oraciones de los capítulos, o periodos de quienes se trata, por las letras del Abecedario, para su mas claridad. Por el Licenciado Juan Pérez Castiel, y Artigues, Beneficiado en la Parroquial del invicto San Lorenço Mártir de la Ciudad de Valencia, dicha del Cid. &c. Dedicado a la gran Reyna de los Angeles Maria Santissima. Impresso en Valencia año 1727. (Orlada.) - (Sigue al tratado con esta portada:) Breve apología en verso, que declara la solidez de la Orthographia Española, que es la Castellana corriente, que se contiene en este libro; rechaza la colocacion de letras, que impiden el uso del bien escrivir. Trata del acento, y de las siguientes letras, que son de la x, de la j, de x antes de e, de la h, de las dos y, i, griega, y latina, de r, de ç con cedilla, c, q, y de la z. Va en distintas notas, compuestas por el mismo Autor. (Orlada.)
8.°- 4 hs. prels. + 64 +14 págs. + 3 hs. Finales. - Sign. , A-D. A, de 8 hs., menos la primera de 4. Las 3 hs. finales sin sign.
Port. - V. en b.- Ded. del autor a la Virgen Madre.- Pról. al lector: ... para mi enseñança y guia de bien escrivir, hize un breve tratado de Orthographia Española, y aviendole enseñado a algunos Maestros (en ella peritos) me aconsejaron, y aun instaron, que lo sacasse a luz, para el bien de muchos, y mío, me determine ponerlo en obra, para lo qual de nuevo me apliqué a mirar Autores, los mas peritos en tal Arte; y también distintos Diccionarios, y Libros de buena Orthographia: y no contento con estas diligencias, he consultado con amigos también de mucha erudición, y he seguido sus buenos dictámenes en esta materia; y en fin he procurado sacar distintas reglas nuevas: y de todo lo dicho he texido este breve Tratado Orlographico, repetido en tres erudiciones, que son: La explicación del Abecedario; las reglas de apuntuacion; y todo lo restante, que pertenece al uso del bien escrivir; con algunas curiosidades pertenecientes también a dicha Arte. He procurado las reglas mas generales y de menos excepciones, que he podido, procurando exclarecerlas con exemplos adequados, claros y fáciles, La he texido por Abecedario, por tres fines: el uno, para tratar de todas las letras; el otro, para que mejor se imprima en la memoria; y el ultimo, para que en caso de que al tiempo que escrivas, no te acordares de la letra que necesitas, mirando a la del Abecedario, salgas presto de la dificultad. o duda, y pongas con la que escrives con acento, sin detención... - Aprob. del P. Ignacio Juan, S. J. Maestro de Letras humanas en el Seminario de San Ignacio: Valencia, 30 de Setiembre de 1727. - Carta que embió al avtor el M. R. P. Fr. Vicente Beaumont de Navarra, Hijo, y Letor que fue de Theologia, y ahora Letor actual de Hebreo en su Real Convento de Predicadores de Valencia, Maestro en Artes por su Vniversidad y Examinador Synodal en el Obispado de Teruel: Febrero a 20 de 1728. - Texto.

El abecedario castellano, según Pérez Castiel, lo constituyen estas veintiuna letras: a b c d e f g i l m n o p q r s t u v x z. - A estas se añaden cinco que son vtiles para la Lengua Castellana, y son estas: ç j ñ y h... El no aver puesto la h en el abecedario es porque por si sola no suena, ni la tengo por letra sino va acompañada; pues por si sola solo es aspiración que alienta a las otras letras. Ni he puesto la K, ni &, por la K no es precisa en Castellano, y la &, porque no es letra sino signo de suplemento... (Págs. 3 y 4.)

Algunos enseñan a los niños simétricamente la pronunciación de los silabados, que ay en la cartilla: como por ce, ci, deletrear, que, qui; y por ge, gi, gue, gui. Y prendida esta parte en los niños, corre después aun quando exercen ciencias mayores. Yo he oído dezir a diferentes personas de literatura, por explicetur, expliquetur; por congregentur, congreguentur; y por purget, purguet. Y por tanto digo a los niños, que al dar la voz, ú deletrear los dichos silabados, hagan cuenta, que la c es ç con cedilla, y la g es j por similitud y quitarán con esto la mala pronunciación en dichas sílabas...
(Págs. 7 y 8.)

ç. - ... La c sencilla tiene mas suavidad, que la ç con rasguillo, ú cedilla; y la de rasguillo, mas fuerça que ella; pero la z supera a las dos en el sonido... (Págs. 17 y 18.)

S. - ... La s se duplica en los superlativos... y también en los pretéritos imperfectos del subjuntivo... (Pág. 38.)

X. - ... La x tiene dos oficios: el uno de guturear o jotear; y el otro de excetear, o ecsetear: mas claro uno de x y otro de j . El de j sucede las mas vezes, quando hiere a alguna vocal, o en principio de vocablo, u entre dos vocales...
Quando haze oficio de x sin excepción, es quando se halla ante consonante: como excelente, experiencia, experto, extraordinario, explicar, texto, y assi de otros. Aconseja el Arbustante que no se use de x en lugar de j, sino siempre de dicha j ante a, o, u; y ante e, i, se ponga g.
Respondo que el usarse aora la x en algunos nombres y verbos, y no j, es lo uno, por seguirlo assi graves Autores modernos; y lo otro porque muchos de ellos traen su origen del latín: como exemplum, texo; y también por el privilegio de jotear, como queda dicho; y se ve en este vocablo box, que es mas natural terminar en x, que en j (boj; boix en chapurriau, apellit buj y mote bujet).

También algunos verbos, cuyos pretéritos en latín admiten x, en Castellano la reservan: como dezir, bendezir, reducir, conducir, traer, distraer, y otros. Forman sus pretéritos assi: bendixe, dixe, reduxe, conduxe, truxe, distruxe; y assi dixera, dixesse, bendixera, bendixesse, &c. (Págs. 45, 46 y 47.)
Siempre, y quando el verbo ú nombre tiene x ante consonante, la dicha x no se deve pronunciar como s, assi como pronuncian algunos, por expresso, espresso, y por texto, testo. Yo lo que pretendo en este tratado es lo puro y castizo de la lengua Castellana (aunque soy Valenciano); pues veo, que muchos la desfraudan, y aun destruyen, quitándole letras, adulterando sus naturales vocablos, ya Latinizandoles afectadamente, ya usando muchos diminutivos sin necessidad. desagraciando (con lo que les parece gracia) lo serio, sonoro y suave de su legitima pronunciación, como oy se ve tan frequentemente, que lo usan muchos de sus naturales... (Págs. 48 y 49.)

Z. - Advierte también (según el uso moderno) que se acostumbra escrivir la z, y no ç con rasguillo, entre dos vocales; pero esto sea ante a, o, u... mas después de consonante no se escrive z, sino ç, con cedilla: como privança, criança, pitança, torçon, dulçura. (Págs. 54 y 55.)

Siguen al estudio parcial de cada una de las letras y a los preceptos ortográficos a ellas correspondientes, las Reglas de dividir las letras al fin del renglón. Regla 1. Ninguna consonante se dobla al principio, ni al fin del renglón: v. g. cor-reo; pero si son principio de dicción, se hallan dobladas en principio: como ta-blero, re-trato, ha-llar; y no se dividen asi: tab-lero, ret-rato, hal-
lar. Y la razón es: porque ble, tra y llar, son principio de dicción: y también, porque la segunda letra es liquida no se pueden dividir en semejante caso, ni menos las dos ll, pues se mudaría el sonido en hallar, y assi de otros... (Págs. 60 y 61.)
Curiosidades. - Verbos y nombres que escritos en s significan una cosa, y en c o z tienen otra significación. (Pág. 62.)
Vocablos que se hallan escritos de dos maneras y no mudan significación. (Página 63.)
Termina el tratado a la pág. 64 con esta observación: La razón porque la lengua Española es clara y sonora, a diferencia de la de otras Naciones, es: porque unas Naciones hablan con la punta de los labios; otras dan las palabras golpeadas con mucha fuerça; otras las aprietan tanto que parece que salen prensadas; y finalmente otras las empiezan desde la garganta, como son los Africanos y por esso salen tan pesadas. Pero la Española mueve su orgánica pronunciación del medio de la boca y termina con la suavidad de los labios; y por esso sale tan sonora, y suave, y tanto que todos la desean y procuran aprender...

Portada de la Apología poética.- A la vuelta: Exordio al Letor, Amigo Letor: Te digo, que es factible que después que ayas visto el tratado de este breve libro, te vengan a las manos algunos libros inusitados, con distintas erudiciones opuestas a la corriente Española, de lo que te puede resultar algún dubio sobre lo que has de seguir: y para escusarte de confusiones, y puedas seguramente escrivir con certeza, explicaré aquí, corazones corroborantes, lo mismo que en otras tengo ya tratado; mas he añadido algunas reglas fáciles, y útiles al intento.

Contiene ocho notas en verso.
Nota 1. - Del acento.
Nota 2. - De x y de j.

Aquí va lo poema del escomensamén.

(Págs. 13 y 14.)
Nota 3.a - De las dos y, i.
Nota 4.a - De c y de q.

No escrivas quando con c,
pues se escrive bien con q;
y esto que te digo á tu,
desde pequeño lo sé.
Pon en los siguientes cuenta:
Cuenca y cueva para c;
para q, quarto, qual, que,
Quaresma, quadro, y quarenta.,

(Págs. 7 y 8.)
Nota 5.a - De r.
Nota 6.a - De h.
Nota 7.a - De la ç de cedilla.

De Arçobispo y gigantazo
los ceceos son iguales?
no: pues no pueden ser tales
dando el segundo golpazo.

(Pág. II.)
Nota 8.a - De la z ante e.

Sigue: Apéndice que explica las reglas que tratan de c, de u y de q en las notas de esta Apología. - Fe de erratas. A continuación de ella se lee: El Maestro Don Pablo Billet, sigue la g, antes de la e, y la i, y no la j, y la usa en su Gramatica; pues escrive sugeto con g, y no j.  

lunes, 26 de noviembre de 2018

morra

morra, joc en los dits de una ma.

Tú traus un número de dits y l´atre un atre, y se ha de ensertá la suma dels dos, qui u enserte guañe un tanto.

An este video de Valderrobres ix la Silvia Dilla , Santi Gracia “pataqué l´escaladó” y molta mes gen, hómens y dones.




La morra es un juego de manos que consiste en acertar el número de dedos mostrados entre dos jugadores. Se trata de un juego de sociedad muy conocido desde la antigüedad en diversos países y que puede proceder de la costumbre de contar con los dedos.

Gioco_morra_Bartolomeo_Pinelli
Gioco morra Bartolomeo Pinelli

Los dos jugadores esconden un puño detrás de la espalda. Después cada jugador a la vez dice el número de dedos que cree que habrán extendidos entre las dos manos y simultáneamente muestran las manos.
La puntuación mínima obtenible es 2, ya que no existe el cero (el puño cerrado vale 1).
La palabra morra significa 10 dedos, quiere decir las dos manos abiertas, una de cada jugador.
El jugador que haya acertado gana. Si ninguno lo ha acertado, se vuelve a empezar.
Se suele jugar partidos a quién llega antes a los 5 o 21 puntos, manteniendo siempre una ventajas de 2 victorias sobre el otro jugador: si se da el caso de un empate de 4 a 4, se juega por el punto de ventaja, debiendo conseguir otro punto sucesivamente para ganar el partido.

En zonas de Cataluña como en el Garraf, en caso de empate, se utiliza la expresión "MIAS" para asignar el ganador. Siendo el primero en decirlo el vencedor del punto en juego.

En Teruel es un juego muy extendido, se juega en equipos, y el tanteador suele ser a dos partidas de 21 tantos, actualmente se juega cada año un concurso y el pueblo que lo gana, organiza el torneo al año siguiente.
La morra es un juego muy antiguo y está reportado en numerosas notas históricas. La primera noticia que se tiene del juego de la morra procede del antiguo Egipto de una tumba de un alto dignatario de corte de la XXV Dinastía en la que se ve claramente al difunto el intento de extender el brazo con un número cara a cara con otro jugador.
En una pintura griega aparece claramente el juego tras Helena y Paris con las manos preparadas para el juego de la morra.
Cicerón, en un escrito suyo, dice que «dignus est qui cum in tenebris mices», o sea «es persona digna aquella con quien puedes jugar a la morra en la oscuridad».

En latín, la morra era indicada como «micatio», del verbo «micare», que por extensión era «micare digites», o sea extender el dedo en el juego.
En épocas sucesivas son varios los testimonios del juego de la morra. El juego era muy conocido por las legiones romanas y, allí donde colonizaban, daban a conocer el juego. También hay constancia del juego en los Tercios Españoles, durante las campañas del Imperio.
Durante el tiempo del fascismo en Italia, el juego fue prohibido. El motivo era que se solía jugar después de beber alcohol y la violencia gestual y verbal puede prestar a malentendidos al decir el número y muchas veces el juego podía derivar en una pelea.
La participación de mujeres en los torneos de morra ha estado vetada hasta recientemente.