Amazon ads

viernes, 22 de septiembre de 2017

Pedro II, Huesca, Osca, 1196, aragonés medieval

Pedro II, Huesca, Osca, 1196, aragonés medieval , Als presentz,als que son per venir, for durable que tits los omnes qui son e seran eb Osca de dintz los murs d'esta terra sian salps e segurs de tots llurs enemics, e aquel que enuayará ad altre o fará de mays ad algún d'els en alguna cosa, sian pris e tot lo poble venguia se d'el.

Pedro II, Huesca, Osca, 1196, aragonés medieval

El catalán es muy similar al aragonés , pero no es catalán.

Molta mes informassió an esta web de un de Tamarite de Litera.


Fuero de Jaca, extracte :




martes, 19 de septiembre de 2017

Napoleón ere catalá

Napoleón era catalán

Ahora que empiezan los juicios de los separatistas catalanes, Artur Mas el primero, aleguemos como atenuante de su conducta que se sienten más importantes que los demás españoles porque ellos aportaron figuras como El Cid, Leonardo, Espinoza, Colón, el Gran Capitán, Teresa de Ávila, Cervantes y muchos más.
Es lógico querer separarse de quienes les roban estos personajes, y más ahora, que quienes revelaron ese catalanismo, Jordi Bilbeny y Victor Cucurull, parece que han descubierto que Napoleón (1769-1821) también era catalán, de “la Casa Real Catalana”, pero usurpado por corsos y franceses.


Desmienten así la historiografía universal, para la que era corso, y al historiador y catedrático Juan Granados, cuyo último libro, “Napoleón” (Nowtilus), describe en sólo 300 páginas al personaje y a las sociedades europeas del momento con una narrativa apasionante, con fuerza, agilidad, inteligencia y colorido.
Granados admite que al principio de su vida Napoleón era independentista con respecto a Francia de la isla corsa, tan cercana a Cataluña, por lo que la tesis de Bilbeny y Cucurull podría venir de aquí.
Con Granados se descubre la humanidad y las debilidades de ese hijo de la Revolución francesa con una visión del mundo muy contemporánea, y también la de un verdadero Imperator.
El Napoleón de Granados resulta más apasionante que cualquier libro anterior que muchos lectores hayan adquirido sobre el personaje, al menos escrito en español, y hasta se diría que es más que un fresco histórico: es una gran película que se ve en movimiento, fotograma a fotograma en color, conforme se lee.
Su único defecto es el ya enunciado: no descubre que era catalán, algo que la defensa de Artur Mas podrá presentar como atenuante propio, uniéndolo al sentimiento independentista inicial del Emperador que nos recuerda Granados.
Per eso Mas debe presentarse ante el tribunal mano en pecho, levita, mantón de artillero, mentón elevado, y por encima, el bicornio.
Aunque Napoleón era más honrado que este paciente psiquiátrico que cree ser él el Emperador, y al que deberían conducirlo los loqueros.


Independentisme catalá, cuento

Al independentisme catalá ñan tres tipos de persones, los que inventen lo cuento, los que se creuen lo cuento, los que viuen del cuento.

Al independentisme catalá ñan tres tipos de persones, los que inventen lo cuento, los que se creuen lo cuento, los que viuen del cuento.

En el independentismo catalán hay tres tipos de personas, los que inventan el cuento, los que se creen el cuento, los que viven del cuento

Oriol Junqueras, nova faena después del Butifarréndum

Oriol Junqueras en su nuevo trabajo después del Referéndum, cupón, ONCE, ciegos, ojos

Oriol Junqueras en su nuevo trabajo después del Referéndum

Convivencia , lazos, Aragón, Cataluña

https://www.lacomarca.net/convivencia-y-lazos-entre-aragon-y-cataluna/

Hay comentat aixó, a vore si u publiquen:

Ya podeu normalisá lo catalá y dili catalá al valensiá de Ausias March, al mallorquí, o al aranés, alguns escriurem en chapurriau.blogspot.com aguelosebeta.blogspot.com La franja es una cosa que se trobe entre les molles del cul, y al forat tos podeu fotre la norma de Fabra.

///

El conflicto catalán se vive con especial intensidad en la franja aragonesa, cuyos lazos vecinales y culturales con Cataluña son a veces tan estrechos que cuesta marcar la frontera entre una y otra comunidad. Escuchar a los alcaldes de zonas como Matarraña o Bajo Aragón Caspe, de diferentes colores políticos, hablar de “buena convivencia”, “vecindad” y “amistad” como valores dominantes en su día a día con los catalanes nos reconcilió ayer en una jornada muy dura, donde la crispación y los intereses independentistas dominaron la fiesta tradicional de Cataluña y en la que se medía la fuerza del ‘procés’ como un plebiscito al referendum ilegal y la Ley de Transitoriedad aprobada la semana pasada. 




Ambas comunidades comparten servicios, tradiciones, ríos, montañas, cultura e incluso ligas deportivas. La relación es tan estrecha que cuesta creer el punto al que llegan algunos enfrentamientos en torno a la política y la lengua. Las tensiones que inundan las instituciones no representan a una mayoría global, si bien se corre el riesgo de que perbiertan las relaciones sociales. Pese a que la potencia de sus acciones les dé más visibilidad que a una mayoría silenciosa, o silenciada, se debe seguir transmitiendo el mensaje real de unidad y cumplimiento de la ley. Hoy, pasada la Diada, cabe poner en valor la normalidad con la que cohabitan nuestros pueblos limítrofes, su capacidad de convivencia y vecindad. El pancatalanismo, en su desvarío independentista, plantea incluso anexionar a la Cataluña de los Països Catalans zonas aragonesas que abarcan desde Tamarite de Litera hasta Valderrobres. A lo largo de los años lo hemos visto en folletos, en visitas turísticas, en libros de texto, calendarios… Urge que el espíritu de convivencia de esa otra mayoría silenciosa se haga oir. Los agravios del Gobierno Central o «Madrid» con la periferia son históricos y afectan a buena parte del territorio nacional. En la última década es evidente el recorrido de errores que se han cometido, pero ahora toca mirar al futuro con una salida respetuosa y de consenso; sin imposiciones. Ayer, las pancartas de la Diada se unían en la calle Aragón. Aquí, en esta Comunidad, la intención siempre ha sido unir voluntades, incluso normalizar los usos lingüísticos de los pueblos que hablan catalán o chapurriao  en nuestros municipios, dejando libertad, ampliando los lazos comunes y tendiendo la mano. Que no paguen justos por pecadores en el recorrido hasta el 1 de octubre y más allá; cuando habrá que trabajar en cesiones y concesiones; que este duro conflicto no nos haga perder la nobleza que nos caracteriza, la hospitalidad  y la capacidad de tolerancia.